“Mi experiencia podría cambiar tu destino”

La iniciativa alerta sobre el peligro de las drogas desde el testimonio de jóvenes que han infringido la ley. Además de un libro testimonial, se realizan charlas preventivas en liceos de Copiapó y Paipote para dialogar con los adolescentes.  

Entre otros proyectos adjudicados este año por el club deportivo, recreativo y social “Reinsertándonos en la libre sociedad”, nacido al interior del centro de justicia juvenil de Atacama, figura y destaca “Mi experiencia podría cambiar tu destino”, proyecto creado de la mano de jóvenes que infringieron la ley con el apoyo de profesionales del centro administrado por Sename.

En el marco de las políticas impulsadas por el gobierno para promover la reinserción, el proyecto financiado por un FNDR de 8 millones de pesos, rescata y reproduce la experiencia de adolescentes de entre 14 y 18 años, que cumplen sanción o medidas establecidas por la ley de responsabilidad penal adolescente.

Se trata un libro que recopila e ilustra sus experiencias con las drogas, el cual será entregado a colegios y liceos con riesgo de vulnerabilidad en Copiapó y Paipote. Se espera que el compilatorio esté editado y listo a fines de este año.

Por otro lado, el proyecto incluye charlas preventivas en establecimientos para jóvenes de distinta escolaridad, con el fin de compartir las experiencias entre pares que no se conocen, pero que eventualmente comparten conflictos propios de la adolescencia y retrata cómo fue para algunos transitar el camino de las drogas.

A la fecha se han realizado encuentros con las comunidades educativas del Liceo José Antonio Carvajal, Escuela Las Brisas y Escuela Hernán Marquez Huerta, donde se adhirió a una feria preventiva.

En las salas

Carolina Godoy, coordinadora de “Mi experiencia podría cambiar tu destino”, está a cargo de articular los espacios de difusión para hacer eco de las experiencias negativas que han vivido los jóvenes del centro de justicia juvenil con la drogadicción, en un marco preventivo.

Los contenidos de la charla se han adaptado para la pertinencia y entendimiento de alumnos y alumnas de 6to básico hasta enseñanza media. La coordinadora explica que el consumo de sustancias adictivas no está directamente relacionado con el estrato social, sino con los conflictos propios de la edad y el entorno de los adolescentes. “Nos dimos cuenta que existía un desconocimiento en las comunidades educativas respecto a la Ley de Responsabilidad Penal Adolecente, así es que optamos por abordarla también en la charla” explicó Godoy.  Agregó que esta parte de difusión del proyecto ha sido trabajada en conjunto con los profesionales del Programa Ambulatorio Intensivo PAI Adonaí -dispositivo de SENDA que trabaja en el tratamiento del consumo con los jóvenes que se encuentran cumpliendo sanción-. Esto permitió enriquecer la oferta programática, entregando mensajes potentes “que nos han permitido generar más impacto en la audiencia”, concluyó.

Ley de Responsabilidad Penal Adolescente

Iniciativas como el libro y las charlas de “Mi experiencia podrían cambiar tu destino” se ajustan a la óptica de la responsabilidad penal adolecente. Al respecto, Paola Jara, coordinadora de la Unidad de Justicia Juvenil del Sename Atacama, explicó que “esta experiencia no solo acerca a los jóvenes infractores de ley a la comunidad, ya que está dirigida a sus pares, sino que permite, desde el testimonio, favorecer el aprendizaje significativo en la comunidad juvenil. Estas acciones generadas por los jóvenes privados de libertad favorecen su propio proceso de reinserción en la comunidad, fin último de nuestra misión como servicio en la línea de justicia juvenil”, expresó la profesional.

Por su parte, Victor Silva, director regional del Sename Atacama, señaló que “el sistema está orientado a la reinserción, responsabilización y rehabilitación social de aquellos que aún no cumplen los 18 años y han quebrantado la ley penal. Para ello es fundamental la comprensión, de parte de los actores, de las particularidades de los adolescentes infractores, del contenido de las sanciones, de los programas disponibles, de los fenómenos sociales asociados y de la adolescencia como fase del desarrollo humano”, expresó.

En materia de justicia juvenil, el Sename Atacama tiene como administración directa el Centro de Internación Provisoria, de Régimen Cerrado y Semicerrado (CIP-CRS y CSC) de Paipote. Los Organismos Colaboradores Acreditados (OCA) ejecutan los programas de intervención. Durante el 2017, el área realizó 717 intervenciones en la región, 172 de ellas se realizaron a través de la administración directa y 555 con organismos colaboradores, mediante diversos programas. El 8% de las atenciones fueron a mujeres y el 92% a hombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba